RADIOFRECUENCIA

La radiofrecuencia consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas de alta frecuencia sobre la piel que provoca el calentamiento controlado de las diferentes capas de la dermis, lo que favorece:

En función de la frecuencia que se utilice se pueden calentar diferentes capas de la dermis. Es un procedimiento indoloro y que se utiliza para el tratamiento de la celulitis y la flacidez de la piel en cualquier parte del cuerpo.

El efecto inmediato de la aplicación de radiofrecuencia es la retracción del colágeno, para, tras sesiones sucesivas, lograr la reestructuración del colágeno profundo y la formación de nuevas fibras que sustituyan a las ya envejecidas, proporcionando una mayor elasticidad a los tejidos y obtener una piel más tersa y, como consecuencia, la reducción de las arrugas y flacidez epitelial.

Los efectos se logran habitualmente a partir del mes de tratamiento y mejoran en los siguientes, aunque esto dependerá del estado del colágeno de cada persona. Se necesitan entre cuatro y diez sesiones, en función de la superficie corporal a tratar y pueden realizarse otras de recuerdo pasados unos meses.

Radiofrecuencia facial

El empleo de la radiofrecuencia en tratamientos faciales es muy útil para casos de pieles que empiezan a evidenciar el paso del tiempo, como también ofrece buenos resultados en pieles más maduras, con apariencia apagada y falta de definición en el óvalo facial.

Radiofrecuencia
Radiofrecuencia
Radiofrecuencia

Radiofrecuencia corporal

La radiofrecuencia puede aplicarse en casi todo el cuerpo:

Glúteos: para levantar el tejido y devolverle tonicidad, la forma redondeada y la firmeza de antaño.

Piernas: mejora el tono de la piel en la cara interna, anterior y posterior de los muslos. Reduce los cúmulos de celulitis.

Abdomen: ayuda a disminuir la flacidez causada por embarazos o exceso de peso, mejora la piel con estrías y reduce los cúmulos adiposos que pudiese haber. Es un tratamiento recomendado para la remodelación corporal post parto.

Brazos: útil en el tratamiento del descolgamiento del tejido en la cara interna de los brazos. También, se utiliza para la eliminación de adiposidad localizada en todo el brazo, codo y muñecas.

Papada y cuello: se emplea para tensar la piel que ha perdido elasticidad por el paso del tiempo y para eliminar el tejido adiposo que se suele acumular en estas partes con los años.

Rostro y área periocular: se la emplea para redefinir el óvalo facial, eliminar arrugas, mejorar el tono de la piel, suavizar el surco naso geniano, reducir bolsas y ojeras y revitalizar la piel, entre otras cosas.

Senos: cuando hay una leve pérdida de tono en la piel de los senos, la radiofrecuencia ayuda a reafirmar el tejido y devolver la turgencia a las mamas.

Estrías: ofrece buenos resultados en las estrías rojas como blancas, aunque en diferentes porcentajes de éxito.

Haz tu consulta aquí